Sunday, June 16, 2013

El brutal desalojo del parque Gezi


Hace unos días el presidente Erdogan ya había amenazado en desalojar el parque Gezi en menos de 24h. 


La asociación de Taksim Gezi había comunicado también su intención de mantener la acampada en el parque como símbolo de la resistencia turca y hasta la aceptación de una serie de demandas.

Aunque la información y contra información avisaban de un ataque inminente, nadie podía imaginar después de los 18 días de resistencia que la brutalidad podía superar las vividas los días 1 de junio, cuando los protestantes se hicieron con el poder de la plaza Taksim y el parque Gezi, y la del  día 11 cuando la policía volvió a desalojar y acordonar la zona.

Todo el mundo estaba convencido de que como mucho la policía se atrevería a tirar gas desde fuerapor lo que todos nos habíamos  preparado con máscaras de gas, gafas de todo tipo y cascos. El fin de semana había llenado de familias con niños y gente mayor el parque apoyado a los manifestantes acampados por lo que nadie imaginaba el brutal y cobarde asedio del fuimos víctimas.


Yo me encontraba haciendo un reportaje por encargo de una revista sobre las mujeres en el parque Gezi. Junto a mi a compañera Berin,periodista y escritora, nos habíamos acercado hasta la zona del grupo Çarsi para entrevistar y fotografiar a unas mujeres del grupo que estaban acampadas desde el inicio de las protestas…

Decidí hacer un retrato de las tres juntas, y como necesitaba un poco de espacio  pedí a Berín que me ayudase a detener a la gente durante unos minutos. Las posicioné delante de una gran pancarta con el nombre del grupo Çarsi  Besiktas, pero después del segundo disparo fue imposible seguir. Me percaté en que la gente caminaba nerviosa:

-Se están preparando…se están preparando (la policía).



Berin se puso nerviosa y me pidió que saliésemos del parque…No habíamos hecho aún la entrevista a las mujeres pero eso ya era lo de menos.. Salimos poco a poco. Llame a Nuray, mi pareja, para ver dónde estaba y avisarla de lo que acabábamos de oír. 
Nuray se había acercado hasta un restaurante cercano al parque para cargar el teléfono móvil y junto a Berin decidimos acercarnos hasta allí.

Berin me dijo que ella tenía miedo y que se quería ir a casa. Nuray me dijo que yo me fuese también, los últimos días corren noticias de que se han detenido a varios extranjeros para más tarde extraditarlos. Estuvimos discutiendo un buen rato con Nuray. Ella se quedaba y me pedía que yo me fuese. Yo le dije que yo también me quedaba. Berin nos dejo su máscara y su casco y se despidió.

Quisimos pedir algo para beber mientras Nuray cargaba el móvil pero el camarero nos dijo que iban a cerrar debido a un aviso de la policía, que les advirtió para que cerrasen el local en media hora.

No había duda de lo que iba a pasar, y tras otra discusión con Nuray, te vas me quedo, volvimos al parque.

Nuestros amigos tenían desde hace días tres tiendas acampadas en un rincón y ése era normalmente nuestro punto de encuentro y de descanso. Nos sentamos allí mientras la gente con máscaras y cascos iba abandonando el parque. Muchos decidieron quedarse e intentábamos unos a otros darnos moral y bromeando quitar importancia a lo que estaba sucediendo.

Desde la plaza de Taksim se oían cada vez más cerca los disparos…en ese momento me llamó mi amigo Melih:

-donde estas? La policía está dentro del parque han llegado a la parte central!! Estaís bien?



Llevaba la máscara puesta así que no podía hablar y  tras decirle que estábamos bien, colgué... De repente una bomba de ruido explotó a tan solo unos metros de nuestra zona….y la gente gritando empezó a correr.

-Vámonos!- dijo Nuray

-Respira despacio- le aconsejé.

Nos cogimos de la mano y salimos poco a poco….el gas nos alcanzó…nos apretábamos las gafas para que no nos entrara gas a o los ojos y respirando pausadamente, salimos lentamente del parque…

Llamamos a nuestro amigo Çagri que nos había avisado que venía a reunirse con nosotros…pero no respondió la llamada…

Nos seguimos moviendo hacia Harbiye por la gran avenida. Nos movíamos despacio a causa de la multitud. Íbamos mirando hacía atrás constantemente y viendo como la nube de gas se hacía más y más grande e impendía ver los árboles del parque.

Nos llamó Çagri y le explicamos nuestra localización. A los 5 minutos llegó cojeando y cayó al suelo tras alcanzarnos. Tosía, y se agarraba la pierna. Sus ojos rojizos no paraban de lagrimar…

-    - Que cabrones!- nos explicó mientras respiraba entrecortado- han llegado a la tienda y le he intentado preguntar porque nos trataban así.

-   - Que os jodan!- le respondió el policía y empezó repartir porrazos a todos los que estaban sentados- Me han dado en la pierna.

Tardamos unos 5 minutos a que Çagri recuperase el aliento y les comenté que era mejor que nos marchásemos de allí.

Y otra vez estalló el pánico. Una tras otra empezaron a caer sobre nuestras cabezas bombas de ruido, con el objetivo de asustar a la gente, y seguidamente bombas de gas. Los miles de manifestantes empezaron a empujarse despavoridos. Nosotros tres nos agarramos e intentamos refugiarnos de la estampida. El gas impedía ver más allá de dos o tres metros. Cada segundo se hacía más difícil respirar y  decidimos seguir moviéndonos hacia adelante con tal de que no nos encontrase la policía, que por el ruido de las bombas sabíamos se estaba acercando.

Salimos a la calle y empezamos a correr con la multitud. El gas nos estaba alcanzando…El gas? Las bombas de gas venían también desde la dirección a la que nos dirigíamos. Ese fue el momento en que me aterroricé, al darme cuenta que estábamos en una emboscada...el pánico nos hizo perder a Çagri. Nos dirigimos hacia una zona de edificios oficiales que había a la derecha. Sabía que por allí no había salida pero por lo menos no habría tanta gente y podíamos encontrar un sitio donde escondernos. Al llegar al final de la calle vimos que la gente estaba saltando un muro que daba a un parque. No había otra opción. Saltamos y subimos parque arriba dirección al barrio de Nisantasi. Sentí que allí estaríamos seguros, pero nada más salir del parque la policía que minutos antes nos atacó por delante había retrocedido para alcanzarnos. Corrimos y corrimos mientras las bombas de gas pasaban por nuestro lado como locas…había gente que se metía en restaurantes, bares, o cualquier estableciemiento abierto…nosotros no paramos de correr supongo por el temor a ser detenidos.

Al llegar a una de las calles principales vimos unos taxi y  decidimos trasladarnos a casa. Todos los taxis estaban llenos, la gente corría entre los coches...otros tiraban piedras hacia donde veníamos. Yo no tenía más fuerzas para seguir corriendo, llevaba conmigo la mochila con la cámara y las lentes…el sudor hacía que la máscara me cayese…Nuray gritó desde el otro lado de la calle. Había encontrado un taxi. Subimos y nos quitamos la máscara, gafas  y cascos para que la policía no nos detuviese…dos chicas corrían desesperadas buscaban un taxi. Las llamamos para que se subiesen con nosotros. Lloraban aterrorizadas:

-    - Como es posible? Como pueden atacarnos así? No puede ser verdad.

Aún no estábamos a salvo. Teníamos que salir del barrio donde se habían empezado a construir barricadas y las calles que quedaban abiertas no eran las más recomendables. Al final dando varias vueltas fuimos sorteando los puntos que intuíamos estaban controlados por la policía. Las otras dos chicas por suerte vivían de camino a nuestro barrio y tras dejarlas en casa,  finalmente llegamos sanos y salvos después de dos horas de una escapada horrorosa.



Al llegar a casa me derrumbé. No pude contener la rabia por el miedo que había pasado. Hoy al escribir y analizarlo con más calma soy consciente de que correr junto a Nuray pudo afectarme más de que encontrarme solo.



Nuray estaba mucho más tranquila que yo y volvió a salir a la calle. Yo sofoqué mi rabia e impotencia escribiendo la entrada de ayer noche. Luego con más calma seguí recopilando información, llamando a algunos amigos y siguiendo como pude los acontecimientos que se sucedieron:



La policía atacó con gas el hotel Divan, donde se habían refugiado cientos de manifestantes y además desmanteló el puesto de primeros auxilios. Me llegaba un mensaje privado para que lo compartiese:



-En un pequeño parque de Nisantasi se habían reunido un grupo de médicos y se instalaba uno de los nuevas zonas médicas. se añadían además carios números de contacto.



El ayuntamiento cerró el metro, el tranvía, el servicio marítimo y el puente para que la gente no pudiese llegar a casa.

Mientras hoy, que había convocado un mitin de Erdogan en la zona de Kadikoy, los autobuses y barcos estaban abiertos y eran gratuitos para aquellos que iban al mitin.



Los médicos anunciaron que el agua que lanzaba la policía contenía químicos, después de analizar quemaduras e irritaciones en la piel de muchos afectados.



La prensa fué atacada brutalmente y retirada de la zona privándola del derecho a documentar e informar. Entre los heridos se encuentran un cámara ruso y un periodista americano además de la presidenta del partido verde alemán.


Camera ruso atacado por la policía

La gente desde Kadikoy se levanto cerca de las 00.00 y marchó hacía Taksim.

Mientras el alcalde de Estambul declaraba en televisión:

-“Serán considerados terroristas todos aquello que se acerquen a Taksim”.


Ésta mañana muchos doctores fueron detenidos acusados de auxiliar a los manifestantes. Ésto no pasa ni en los conflictos bélicos donde hay más moral y respeto del que están mostrando las fuerzas policiales en Turquia.

Hoy tras las provocaciones del  presidente Erdogan en su mitin de Estambul, seguidores de su partido  han atacado a manifestantes con el visto bueno de la policía. También han atacado la sede del partido en la oposición CHP en kadikoy.

Seguidores de Erdogan con palos caminan junto a la policía 



    Imágenes del hotel Divan atacado con gas por la policía.

 Médicos siendo detenidos ésta mañana por auxilir a los heridos. Foto arriba y abajo.





 Manifestantes cruzando el puente ayer por la noche.




 Policía añadiendo quimicos al agua antes de atacar a los acupantes del parque.






 Quemaduras en la piel producido por los químicos mezclados con el agua.


Presidenta del partido verde alemán siendo atendida en el hotel Divan tras el ataque al parque Gezi.

3 comments:

Miguel Ángel Baku said...

Ahora sé que estás bien al ver tu entrada nueva, estoy viendo el streaming y parece que esta noche se preparan protestas.

Espero que mañana se pronuncien desde organismos internacionales y cese esa horrible represión.

Cuidaros mucho, el mundo entero os mira, no estáis solos.

Fuerza y abrazos!!!

Jorge said...

Saludos,

Tuve la suerte de residir en Estambul seis meses, y quizá por eso sigo con mucha atención la evolución de las protestas. Antes que nada quiero agradecerte el trabajo que llevas a cabo, es difícil encontrar información de primera mano tan valiosa, y además en castellano.
La situación en todo caso se me antoja complicada, por una serie de razones, y una por encima de todas: Todo parece indicar (aplicando un análisis riguroso) que si hoy, ayer o mañana se llevaran a cabo elecciones el partido de Erdogan volvería a ganar, como ha ganado en los últimos doce años.
Claramente yo estoy del lado de las protestas, pero hay una realidad a la que creo no deberíamos cerrar los ojos. Los escasos amigos turcos que yo pueda tener son como yo, como vosotros, gente librepensadora, progresista y razonablemente laica. Ahora bien, la realidad de Turquía no es esa, y supongo que estarás de acuerdo conmigo. ¿Cuantos turcos son así, uno de cada cinco? ¿De cada siete? Es ahí donde está el acento, el quid de esta enmarañada cuestión: La evolución demográfica empuja al islamismo, el interior de Turquía cree en el islamismo, el autoritarismo es solamente su otra cara, no solo la del islamismo, claro, sino la de cualquier religión organizada. Por decirlo de otra manera: podrán sentir más o menos empatía por sus ciudadanos abatidos en Gezi, en Ankara, aquí y allá, pero a la mayoría de la sociedad turca (y es que ojo, Turquía es muy grande) el parquecito de Taksim se la trae al pairo.
Sé que suena redundante, y que en absoluto se trata solamente de un parque, pero volvemos a lo mismo: Los números. Turquía desgraciadamente ya no es la Turquía de Ataturk, del aperturismo, del relativismo moral y la vista puesta hacia el futuro. Todo eso lleva dando un vuelco no ahora, sino en los últimos 20 o 30 años. Erdogan ha relanzado la economía (el cómo es lo de menos, a ojos del habitante de provincias), y tengo la impresión de que existe una mayoría real de turcos que prefieren el desarrollo al estilo de Ankara, con sus mezquitas megalómanas, sus rascacielos espeluznantes, su contaminación atmosférica y su poca libertad de acción antes que el tipo de sociedad que se encuentra en Estambul. Siguiendo la misma lógica, creo que hay más turcos que prefieren reflejarse en las glorias otomanas y la cerrazón intelectual antes que en la Turquía laica y moderna que pregonaban Ataturk y el ejército hace ya bastantes décadas. Estambul no es Turquía, y estos jóvenes turcos no son los Jóvenes Turcos.
Sociológicamente el escenario que se nos presenta es interesantísimo, porque claro, con los números en la mano todo esto nos lleva a reflexionar sobre múltiples aspectos de la democracia. La pena es que hay gente que está sufriendo. Como ya he dicho, yo prefiero sin duda alguna una Turquía abierta, laica, sin verdades absolutas, donde el alcohol no sea pecado, exista libertad de prensa y una democracia representativa eficaz , sujeta a mecanismos de control, una Turquía donde se pueda estudiar biomedicina, escuchar música kurda o, si me apuras, blasfemar. Todo esto casa mejor con mi manera de ver la vida que los estrictos códigos de vestimenta, el autoritarismo gubernamental, la autocensura y el Alla hu Akbar. Pero es que yo no soy turco y las raíces de mi pensamiento distan mucho de ser las raíces del pensamiento en Turquía. ¿A quién hay que darle la razón, a los que la tienen o a los que no pero son más? Ajá.

Sólo es una reflexión. Espero que no te incomode y que sigas llevando a cabo este magnífico trabajo.

Özgür Gezi said...

Hola Jorge. Gracias por tu comentario y tu reflexión. Tienes razón cuando dices que Erdogan volvería a ganar las elecciones pero yo estoy seguro que no las ganaría por mayoría absoluta y en el momento que estamos viviendo ya es bastante para empezar. Erdogan no deja de afirmar que le votaron el 50% de la población sin embargo ésta es una mentira a medias...de la población con derecho a voto solo voto el 66% en 2011 por lo que la realidad es que Erdogan contó con el 33% de votos de la población. Y gran parte de los votantes son votantes de centro derecha que les apoyaron por los éxitos económicos.
Las manifestaciones que empezaron hace 20 días han arrastrado a mucha más gente de la que se ve desde fuera puesto que los ojos del mundo están puestos en Estambul, pero se han levantado todas las ciudades del país y lo que es lo más importante, la representación y diversidad agrupa a artistas, trabajadores, grupos minoritarios como homosexuales o kurdos, y sobretodo educadores, medicos y estudiantes. NO creo que éste movimiento deba ser limitado a "pensamiento turco" puesto que las demanadas de éste movimiento son demandas universales y creo que responden a una exigencia mundial. Se está resistiendo por la libertad, por el derecho a maniferstarse, contra la censura y la manipulacion de los medios, contra la brutalidad de las fuerzas policiales en defensa del capitalismo y el crecimiento feroz al que estamos expuestos mundialmente. Somos el reflejo de las demandas de una gran parte del mundo que está tomando conciencia...por eso tengo la esperanza de que poco a poco las cosas van a cambiar puesto que es la gente más con más educación y saber la que desea una transición pacifica, frente al siervo de mente única que pretenden crear los estados y en este caso el gobierno de Erdogan utilizando la religión como guia para la legislación etica y moral del país. Yo tampoco soy turco, tengo pasaporte español y vivo en Estambul dese hace tan solo 6 años pero siento commo culaquier otro turco resistente que ésto va más allá de un parque, de una plaza, de Turquía...